Alejo Carbonell le pone el cuerpo a la literatura. Escritor y editor. Analiza las letras cordobesas. Tiene una mirada ácida pero también optimista sobre los escritores locales. Se pregunta adónde hay que ir con el arte.Critica “el sistema de sobadas” para llegar a ser un escritor consagrado y ejemplifica la idea de que “hay otros caminos”. Rescata el trabajo de Elena Annibali -entre otros- , y sostiene ”no va a pasar nada” con Juan Terranova. Su palabra, en esta nota: http://redaccion351.com/cultura/todos-quieren-llegar-a-un-lugar-que-nadie-sabe-donde-esta/


En este video los realizadores de la Revista Azor cuentan qué cosas hay que tener en cuenta para emprender un proyecto cultural en nuestra ciudad. Miralo acá: http://redaccion351.com/cultura/%c2%bfcomo-concretar-un-proyecto-cultural-en-cordoba/


Los realizadores de la Revista Azor nos cuentan cómo pensaron, crearon y ahora sostienen una iniciativa cultural prometedora. La nota, en este link: http://redaccion351.com/cultura/%e2%80%9ca-esto-lo-planteamos-como-una-apuesta%e2%80%9d/


Juana dice

que no se te empañen los ojos.

Juana podría ser tu abuela

pero es un ángel negro

con una vida amarillenta

que deja páginas blancas,

de tan blancas relucientes.

Juana dice

que no se te empañen los ojos

así puedes leerla

con los ojos -sólo los ojos- limpios.

Juana dice que nadie

escriba sobre ella

cuando sólo lee uno de sus libros.

Pero con un libro

es suficiente

para que Juana

te hable

y sea después.

“Siempre me pregunto

qué dice la gente

cuando dice

sólo el amor justifica una vida

¿conocí a alguien viviendo de esa forma primitiva

en la que no entra el empecinamiento de la pasión

ni la luz fría del odio

o tal vez la sombra turbia de la convivencia?

si el amor es la respuesta a la vida

y a todas sus superestructuras

la respuesta a la muerte

que allá lejos quedó sin nombre

es lo que nos permite vivir “

Extracto del libro “Si alguien tiene que ser después”, de Juana Bignozzi


 

EMBRIAGARSE los ojos/

                                con un atardecer.

                                                        ENCONTRAR en ese cielo/

                                                                                         los colores de nuestra soledad.

                  ATREVERSE/

                                                  a escuchar en el silencio/

                                                                                               lo que agoniza en tu sombra.

  

 

 

 

 

 

 


Desconsideración: se me pasaron las salutaciones para el 14 de febrero.

Reconsideración: unas palabritas y una imagen que creo que atraviesan a l@s enamorad@s (sólo a modo de alusión atrevida)

 

“(…) Beber veneno por licor suave (…)

Creer que el cielo en un infierno cabe (…) “

[Desmayarse, Lope de Vega (1562-1635)]

 

 “EL PARAÍSO DE LOS CIERVOS”

Foto: Sol Aguirre

 

P/D: Complementos imprescindibles de esta entrada:

“EL BELLO FIERO AMOR QUE TANTO MIEDO DA”, por Hernán Brienza:

http://enbuscadelamujerperdida.blogspot.com/2011/02/el-bello-fiero-amor-que-tanto-miedo-da.html

“SI HAS PERDONADO ES QUE HAS DEJADO DE AMAR” (Rescate del pensamiento de  Arthur Schnitzler)

http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-162947-2011-02-24.html


A una madre de madres. A una de mis madres. A Rina, mi bis abuela.

Vos pisabas tus setenta y pico y yo apenas inauguraba el primer número de tu edad. Armábamos flores artificiales después de dormir la siesta juntas. El cementerio del pueblo estaba lleno de esas margaritas que parían nuestras manos. Los parientes de los muertos creían que a los finados les gustaría la idea de que les lleven flores que no se marchiten. Por eso nos las pedían. Como para que haya algo imperecedero en ese monumento a lo perecedero.

Hoy te llevaría una de esas flores si no fuese porque siempre me parecieron una mala ofrenda. Mala ofrenda pero, en nuestro caso, hecha de la mejor manera. Hecha con amor. No por amor al muerto, que a veces ni conocíamos. Estaban hechas con el amor que nos teníamos. Darle vida cada una de esas flores era un acto que compartíamos con una delicadeza suprema. La misma delicadeza que teníamos para vivir otras cosas juntas: regar tus plantas; recorrer tu quinta; elegir las ciruelas que estaban maduras; juntar nueces, romperlas y seleccionarlas  mientras tomábamos mates, cobijadas por tu parral.

Hacía ya un tiempo que la paleta de colores de tu vida había sido inundada por tonos pálidos. En más de nueve décadas lo flúor de los días está presente sólo en alguna esporádica evocación.

Antes de que la muerte te toque la espalda le guiñó un ojo  a tus recuerdos que, todos juntos, fueron víctimas de ella. Menos uno: el recuerdo de tu madre. A los 94 años repetiste el nombre de tu mamá con una claridad que tu voz ya desconocía, respetando la sonoridad de cada letra. Dijiste  y repetiste “Magdalena” sin titubeos. Tu madre, a tus 94 años, ahí, con vos.

¿Cuán nítido es el recuerdo de una madre en el final de nuestras vidas?

¿Qué sensaciones produce?

¿ Qué emociones despierta?

¿Qué deudas nos trae?

¿Con qué ganas nos deja?

¿Qué deudas nos trae? /¿Con qué ganas nos deja?

Después, la muerte dejó de coquetear con tu memoria. Ahí dio su obstinado golpe, el que reserva de manera particular para tod@s y cada un@. El que siempre llega. El que te llegó a vos justo en el momento en que decidiste abrir los ojos como ya no sabías hacerlo. A esa mirada firme, intensa e infinita la dedicaste a una de tus hijas, Nadir, a la que en el día a día estuvo a tu lado, con la que conviviste durante muchos de los años que cargabas.

En otro lugar, en ese preciso momento, tu despedida llegaba para revivir una pena maternal que te calaba hasta los huesos. Ver a otra de tus hijas ya era una necesidad convertida en súplica. Súplica que quienes debieron no pudieron escuchar. Ella, con una memoria joven pero arrasada por los cachetazos de la vida, no sabe de tu muerte y quizás, tampoco de tu recuerdo. Pero ahí, cuando la aguja marcaba tu hora final, decidiste manifestarle la dificultad última de tu respiro en su propio cuerpo.  Con una insistencia que no perdiste ni muerta, al día siguiente volviste a tener esa conexión sobrenatural (o, quizás, de tan natural ya incompresible) de la misma forma. En el preciso momento en el que te acercabas a tu lápida le hiciste saber que tu vida se resumiría en cosas trascendentales, como lo era ella misma, tu hija.

¿Cuán implacable es la muerte de una madre en nuestras vidas?

¿Qué dolores produce?

¿ Qué recuerdos despierta?

¿Qué deudas nos trae?

¿Con qué ganas nos deja?

¿Qué deudas nos trae? /¿Con qué ganas nos deja?

Esta es mi flor para vos. Hacer una de las que armábamos juntas sería ponerle unos pétalos solitarios a esta desazón. Sería parir algo que sin vos no tendría vida, no tendría sentido.

Te escribo esto, viejita querida, porque estoy en deuda. Tus cuentos en mis oídos de infante resonaron hasta hoy y son causa de estos atrevimientos con la escritura. Como cada palabra que escribo es también un poco tuya, quería que éstas  vengan con dedicatoria exclusiva para vos, madre de madres.

¿Cómo se siente la muerte  en el límite de la vejez?

¿Como un beso cálido y compañero o como un puñal frío?

¿Como una visita esperada?

¿Como un enemigo que ríe?

¿Qué dolores produce?

¿ Qué recuerdos despierta?

¿Qué deudas nos trae?

¿Con qué ganas nos deja?

¿Qué deudas nos trae? /¿Con qué ganas nos deja?


   “Ramal que para,

ramal que cierra”

(Palabras del ex presidente Carlos Menem en 1989)

“No se anduvieron con vueltas,
dejaron todo desierto:
el Mitre quedo vacío
y el Belgrano medio muerto”

(de la canción “El Ferroviario”-Letra: Daniel Salzano/ Música: Jairo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 “Las palabras nunca son lo mejor para estar desnudos”

 (L. A. Spinetta- Las habladurías del mundo)

 


 

-Son como un enema -decía Tomás a Renzo, indignado-. Las instituciones sociales son como un enema. Si no querés que entren a tu vida, te las meten por el culo.

 Tomás estaba furioso. No sabía si alegre o triste, pero tenía la seguridad de que la furia le corría por las venas. Esa sensación lo inundaba cada vez que sentía que no tenía dominio sobre sus días. Cuando los acontecimientos lo desbordaban veía a la vida como una motaña rusa de la que no podía bajarse.

La música acompañaba la ocasión con la voz áspera de Sabina poniendo poesía al momento. “Y desafiando el oleaje sin timón ni timonel…”

 -Por el culo te las meten. Y sino mirame a mí.¿Sabés para qué te llamé?

 Renzo no estaba de ánimos como para que Tomás lo tenga a las vueltas, así que fue tajante con su respuesta.

 -No estoy para adivinanzas.Las únicas llamadas de las que puedo predecir motivo son las de mi vieja, que ya cumple veinticinco años intentando suicidarse.

 -¿Y no festejaste?

 -¿Qué cosa?

 -El aniversario de plata de intento de suicidio… podés organizar una fiestita temática onda “Velorio en vida” y hacés que los invitados vayan vestidos de negro, le comprás a tu vieja uno de esos sombreros de cotillón que tienen un cuchillo gigante que se incrusta por la cabeza y chorrea sangre, das de souvenir un paquete de yerba mala…

 Renzo lo miró con los ojos vidriosos mientras pensaba en la falta de tacto que siempre caracterizó a Tomás. Podía pasar de ser un tipo querido a ser odiado en cuestión de minutos nomás, los minutos que tardaba en pronunciar sus palabras mágicas.

 -Para negro y malo ya está tu humor.Que además, a veces también es como un enema. ¿Porqué no te vas a la mierda?

 -Porque acá estoy, revolcándome entre los soretes.

 Renzo sonrió sin ganas mientras le pedía que le cuente cuán mal olía su mierda. Tomás fue a buscar el tinto que había comprado para la ocasión. Volvió con su vino favorito, un Pinot Noir que era un compañero incondicional, siempre le calentaba el alma.Dejó la botella sobre la mesa y empezó su relato.

 -¿Te acordás de la negra Fany? La que tenía ese culo que me quitaba el sueño, ¿te acordás?

 -De la negra me acuerdo poco, lo que no me olvido es tu cara de perro en celo cada vez que la veías.

 -Bue, cuestión es que la negra me sigue quitando el sueño -Tomás se acomodó en la silla y cambió el tono de voz- pero ahora no por el culo que tiene, sino por la panza que va a tener.

 -¿Está embarazada?

 -Ah…¡Viste que sos bueno para las adivinanzas!.Boludo, no soy nutricionista, si me preocupa su panza, ¿por qué va a ser?… ¡embarazadísima está!.Si hasta sueño con el nene. En el sueño aparezco acostado y el bebé está arriba de mi pecho mientras me dice “papi, papi”. Lo mismo que me pasaba con la negra…salvando las diferencias, obvio.

 -Tu humor a veces es detestable y otras, admirable.

 -Y si…por eso es una buena extensión de mí mismo.

 Sonrieron juntos. Tomás puso la botella entre sus piernas y, mientras intentaba descorcharla, siguió hablando.

 -Bue, me la encontré a la negra Fany viendo a los Vilma Palma y Vampiros, en una de esas fiestas bizarras que se organizan.Viste, cosas que te pasan cuando tenés el cumpleaños de un amigo de la secundaria con el que lo único que te queda en común es el afecto.Cuestión es que el vino ya me hacía cantar. Y cuando estaba entonando “El Auto Rojo”, en la parte en que el corito canta “shura shuruptaruptura” se me apareció la Fany entre la gente. Yo pensé que era una visión del pedaso que portaba, pero no che.Me pegué un pellizcón y la negra seguía ahí, infartante.

 Renzo lo escuchaba con atención. Pensó que el encuentro, como para no desentonar, se dio de manera tan bizarra como la fiesta.Tomás terminó de descorchar la botella y con el mismo entusiasmo con el que sirvió el vino intentó revivir el momento del encuentro.

 -Era como si viniese adonde yo estaba, con un vestido verde que a cualquiera lo hubiese dejado del mismo color.El vino me había entibiado el alma y ella me estaba entibiando el cuerpo. Cuando yo ya parecía Shrek,encaré pa su lado. La convidé con vino. Puso cara de asco y me dijo que no le gustaba ni la uva ni sus derivados. A mí me dio risa el comentario, lo que me estaba diciendo era para la gastada.Me preguntó de qué te reís…explicación va, explicación viene, terminamos en la cama de mi casa, donde yo no te explicoooo…

 -No, no me expliques eso sino como estás sobrellevando la consecuencia de eso- sentenció Renzo mientras esperaba ansioso el resto del relato-.

 -¿La consecuencia “de eso”?.Siempre igual vos. ¿Por qué no llamás a las cosas por su nombre?. La consecuencia de cojer,querido. De cojer.

 A Renzo, durante unos segundos, se le cruzaron por la cabeza algunos nombres para sensaciones, sentimientos,actitudes propias y ajenas de las que había sido testigo en los últimos tiempos. Tomás tenía razón, era momento de que empiece a llamar a las cosas por su nombre. Pero el asunto no venía al caso, así que prefirió hacer una breve ironía al respecto.

 -¡Ah! Perdón. Es que al relato de la cigüeña me lo inyectaron, fue la única droga que probé y me pegó hasta hoy. Además, mi mujer ve tanta novela de príncipe azul que me hace pensar que todos hacen el amor.

 -Mirá vos che. Así que andás observando el mundo con lentes que tienen los vidrios polarizados de rosa. Decime, ¿la ilusión óptica hasta cuando dura?¿Hasta que vas a la cama con ella y la excepción se les cuela entre las sábanas?

 Tomás estaba escarbando en todos los temas de los que él prefería escapar.Uno le dice que tiene un humor-enema y en vez de cortarla le da cuerda, pensó.

 -Dale,menos preguntas y más respuestas. ¿Cómo estás sobrellevando la consecuencia de tu cojida sin explicaciones?.

 -Las cosas por su nombre, querido.La consecuencia es que voy a ser papá. P-A-P-Á. Así, como te lo enseñaban en primer grado para que aprendas a escribir. Papá con todas las letras. Eso voy a ser.

 Tomás seguía escarbando. Esta vez sin querer.Él no sabía de las implicancias que esa palabra estaba teniendo para Renzo. Ni se imaginaba que las dos últimas oraciones le iban a quedar rebotando en su cabeza. Un padre con todas las letras. “Eso es lo que nadie fue para mí”, pensaba mientras hacía, de un solo sorbo, fondo blanco a la copa.Se esforzó en disimular su malestar pero los ojos se le llenaron de lágrimas.Tomás lo miraba y sus ojos también estaban brillosos.Habían tenido un silencio duradero, de esos silencios que dicen mucho.

 -Sos el primero que se emociona así porque voy a ser papá. Es muy loco. ¿Sabés porqué te pasa eso? Porque con los hermanos de la vida, los que se eligen, los amigos, es como si tuviésemos una conexión metafísica. Las alegrías, los malestares, las emociones son compartidas. Con los amigos posta, los verdaderos. Porque si la palabra amistad siempre se usó como comodín, ahora con el Facebook y tantas otras cosas, viste como es, se usa como prostituta.

 Renzo se sintió avergonzado por su egoísimo, por pensar primero en los efectos que la palabra padre tenía en él antes de entender lo que estaba siginifcando para su amigo. Quiso paliar su actitud y le propuso un brindis.

 -A ver, convenceme de que hay motivos -replicó Tomás-.

 -Por la amistad. Porque es la máscara de oxígeno que nos queda cuando el mundo huele a mierda.

 Tomás no pidió más justificaciones, levantó su copa y acotó:

-Porque los amigos son los enfermeros que nos socorren cuando tenemos un enema o varios atravesados en el culo. Gracias por estar, enfermerito.

 -Para la próxima me vengo vestido de ocasión.

 Se hicieron un gesto cómplice y chocaron sus copas.Tomaron un trago. El vino sabía mejor que nunca. Retuvieron por un momento el Pinot Noir en sus bocas.Estaban percibiendo un tinto de sabor tan intenso como el momento que vivían. Los gustos que sus lenguas cataban iban mutando. De la misma forma, las sensaciones que les producía el encuentro cambiaba el gusto que le encontraban a la vida misma que, de a poco y gracias a la compañía fraterna, se alejaba del sin sabor.

 -Bueno hermano, esto es lo que me anda pasando.Estoy generando mi propia institución familiar, a esta también sin elegirla. Encima la vieja de la Fany quiere que nos casemos.Se ve que los Rivotril que se toma le caen mal y empieza a hablar giladas. Se comió el cuento que le tiró la negra. Ella para zafar me metió en el combo de sus ex novios, de que la cosa se complicó y nos dejamos.Pero la cosa está complicada ahora, que ni para un muñequito de torta me piden consentimiento.

 -¿Y no pensaron en abortar?

 -¿Abortar? ¿Sabés cuánto sale abortar? Cuatro lucas. A la Fany la das vuelta y no se le cae ni una moneda. Y yo combino con la estación, más seco que este otoño estoy.Para colmo de males, no te conté del otro enema, el laburo.

 -La pucha, con tanto enema no le van a alcanzar las manos a este enfermero. Boludo, decí que estoy sentado…

 Me echaron del call.Después de la noche que estuve con la negra quedé reventado.

Tomás se recuesta en la silla, haciéndose el que está muerto y con la lengua afuera. Se recompone de su teatralización y continúa con el relato.

-Fui al laburo con el mismo desánimo de siempre, pero encima le sumé que estaba trasnochado. Almorzé y me pintaron las ganas de siesta a full.Y así fue. Palmé un siestón,me quedé dormidito nomás, con el tubo en la oreja. La conversación quedó grabada, los jefes escucharon mis ronquidos y bue, esa fue la gota que rebalsó la botella.

 -Ups…falta que te cague un pájaro a ver si remontás. ¿Qué querés que te diga loco?…No sé, viste que yo para dar ánimos no soy muy bueno.

 -Está bien Renzo, tampoco vas a cambiar demasiado. Ni el consuelo ni la lástima me sirven. Lo que necesito es coraje. Es la única forma de gambetear un casamiento, conseguir un buen laburo y asumirme como futuro padre.Capaz que también me vendría bien una dosis de autoconvencimiento. Por ejemplo, pensar que si no fuese gracias a los embarazos casuales, el mundo tendría sólo un tercio de sus habitantes. Reflexiones como esta me hace sentir menos pelotudo y más feliz. Va, no sé si más feliz pero es como si uno estuviese participando en una causa creadora a nivel mundial, ¿me entendés?.

 -¿Que si te entiendo?. Escuchame una cosa,¿Vos también tomás Rivotril y te hace decir giladas?.Decime,en esos momentos de pensamientos tan reflexivos -Renzo lo miró serio- ¿no se te pasó por la cabeza que si no fuese gracias a la confianza cegadora es muy probable que más de un tercio del mundo se dé cuenta de que su padre…no es su padre?.

 -Bue, no me hace falta tu consuelo pero tampoco tu pesimismo che.

 – Sé por qué te lo digo.No es ser pesimista, es ser realista. ¿No pensás en encargar un ADN?

 -No sé, cuando nazca el nene veré. Por lo pronto le creo a la Fany, mirá si me la va a caretear así. Un hijo no es una pelota que se le tira al que está más cerca. Yo todavía confío en algunas personas y la negra no fue mi novia, pero está en la lista de gente confiable, de buen palo, garca no es. Además, ¿sabés qué? – Tomás cambió la cara, sus gestos se pusieron duros-la noticia me pareció una mierda al principio, no te lo niego. Pero ¿viste que hay mierdas que se usan como fertilizantes? Bueno, esto me parece que va a ser eso, un fertilizante en mi vida.

 -¿”Esto”? Las cosas por su nombre, ¿no?

 – Tenés razón loco. Mi hijo creo que va a ser mi fertilizante.Dicen que un hijo es lo más importante que hay en la vida. Y a mí si hay algo que no me sobra son las cosas importantes.

 Tomás hizo una sonrisa comodín, la que siempre saca cuando pone palabras a sus malestares pero no quiere que se lo vea como está: triste. “Y después me dice a mí que llame a las cosas por su nombre”, pensó Renzo. “Este trata de separase de sus propios sentimientos, algún día va a explotar como piñata y va a repartir sorpresitas por todos lados.”

Pero no era momento para interrumpir. Tomás se estaba despojando de sus mecanismos de defensa llenos de palabras irónicas, humor negro y otras corazas que él creía irrompibles. Se estaba conectando consigo mismo, bajándose del escenario que siempre montaba cuando estaba frente a otros. Renzo sabía que eso pasaba pocas veces y dejó que siga hablando.

 -Voy a ser papá, voy a tener un hijo. Aunque a veces ni yo me la creo…pero,¿para qué te voy a mentir? La verdad es que ya no lo veo como al principio, como una mierda. Lo veo como el único hecho trascendente que estoy teniendo en mi vida. Hasta te diría que por momentos pienso que es un milagro.Eso sí: estoy cagado. Aprender a ser padre creo que va a ser el desafío más grande de mi vida.

Tomás , con la mirada triste y la cabeza gacha dijo las palabras que iban a terminar de desgarrarlo:

 -Y no ser como mi viejo va a ser parte de ese desafío.

 De vuelta los ojos desbordados de lágrimas. Tomás esta vez no pudo contenerlas. Renzo las veía venir y se adelantó con un abrazo. Fundidos en ese apretujón el llanto tuvo cobijo. Sintieron la fragilidad y la desazón de saberse humanos. La emoción estaba siendo un cable a tierra para los dos. Abrirse al otro era encontrarse con el otro y, más tarde descubrirían que también sería una forma de encontrarse en el otro. Estuvieron así, abrazados y llorando vaya a saber por cuanto tiempo. Después de ese vómito expresivo decidieron tomar la última copa que les quedaba y deshacerse también de las últimas lágrimas. Al menos, de las que últimas que creían que les iban a quedar para esa día.

 – Me hablé todo yo. Y vos Renzito, hermano, ¿que tenés para contarme?

 -Uff…Mis buenas nuevas también son para escuchar de sentado porque sino te caés de culo y capaz que los enemas se te hacen hemorroides. Yo podré ser tu enfermero pero no soy tu cirujano, no puedo ni mejorar mis males, menos voy a poder con los tuyos.

 -Bue, menos chamuyo y empezá a desembuchar sobre tus días que sino esta juntada pierde dramatismo.

De vuelta sonrieron juntos. Renzo retomó la seriedad y empezó con su relato.

 -¿Escuchaste cuando te dije que yo sabía por qué te decía eso de que si no fuese gracias a la confianza cegadora es probable que muchos se den cuenta de que su padre en realidad no es su padre?

 -Si, como no te voy a escuchar.

 -¿Y viste que mi vieja hace veinticinco años que prueba el filo de los tramontina en sus venas?

 -Sí, ya te dije que le tenés que hacer la fiestita por el aniversario de plata.

 – A ver, vos que sí sos mejor que yo para las adivinanzas: ¿qué vínculo puede tener un hecho con el otro?

 -A bueee… -Tomás abre los ojos a más no poder- si es lo que yo pienso, entonces el elefante del que nos cae la mierda está teniendo una cagadera importante.

 -No sé lo que pensás. Eso que dijiste de la conexión metafísica con los amigos me pareció una metáfora sobre la compañía del otro… porque yo telepatía con vos todavía no tengo.Si tuviésemos esa suerte, estarías descorchando el otro vino que quiero que nos acompañe en la charla.

 Tomás siguió perplejo por lo que deducía de las palabras de Renzo, pero trató que el aire se respire menos pesado.

 -Yo también voto por esa moción. La noche parece larga y fría. Y si seguimos así, vamos a terminar con la lengua seca. A! Hablando de sequedad, yo gasté mis últimos mangos para hoy en el Pinot y viste como es esto,viviendo de ahorros no te da el cuero para tirar corchos al techo, ¿no?.

 – No te hagas problema negro.Que esté de invitado no significa que venga a vivirte.

 Renzo sacó de su mochila una botella de Malbec y la dejó sobre la mesa.Después agarró el paquete de cigarrillos. Sacó uno, se lo acercó a la nariz y disfrutó del olor a tabaco.  Tomás miró a su amigo mientras se lleva el pucho a la boca para prenderlo.El fuego del encendedor le iluminó toda la cara.Renzo le devolvió la mirada. Era una mirada llena de luz.Hizo su primera pitada, que de tan larga parecía eterna.Mientras largaba pequeñas bocanadas de humo mostró la impaciencia que tenía para sacarse la mochila de hechos y sentimientos que lo invadía.

 – Tomás, abrite esa botella que falta…¿lo peor o lo mejor de la noche?

 -No se, a eso lo sabés vos.

 -No, te juro que no sé si es lo peor o lo mejor. Lo único que sé es que muero por tomar ese Malbec. Dale,descorchá ese vino.Que ahora el que tiene que agarrar coraje soy yo.


  

     

 (Dedicado a D.S.H)

En el ritual de las copas levantadas

está lo impredecible del porvenir,

le comento con un dejo de inquietud.

Ahí, sumergidos en la fragilidad de la memoria

se encauzan las remembranzas

hacia el pasado.

Vislumbramos

el fulgor que nos vio brillar;

las cicatrices que afloraron en repentinos duelos

y ese afán por oler en el aire

todas las lavandas del mundo.

Acaso la obstinación

sea un buen desangre

(creo leerlo en tus ojos).

Parados en el vaivén de esta balanza

asoma un indómito enero

mientras los cúmulos del calendario

arremeten sin desaires.

Esta noche nos desvela impiadosamente.

En la pendiente venidera

habitan la razón y la demencia

(y lo sabemos tanto…).

Hoy están despabiladas

hasta las pestañas añejas y descoloridas.

A nosotros

(un nosotros tan baqueteado y resucitado)

este cielo nos trae presagios:

habrá lunas perturbadoras,

amaneceres fogosos

y caminos bifurcados.

Pero una convicción delatora

nos invade para confirmar que

(a pesar de todo, siempre a pesar de todo)

no habrá, nunca, huellas impávidas.

Con este saber entre las manos

y la sonrisa entre los dientes

me confirmás tu astucia esperanzadora

en algunas palabras ya usadas,

pero resignificadas en tu voz:

en el ritual de las copas levantadas

está (ahora) lo predecible del porvenir.


 Perpetua a Videla y Menéndez: crónica de la dignidad

Fotografías: Gabriela Bazán y Gabriela Ameri

Eran las 15 y algo, casi 16 cuando el sol quemaba avenida Concepción Arenal. La calle ancha comenzaba a poblarse de chicas y chicos, gente con fotos colgando de sus pechos, banderas, cartelitos y cartelones. L@s jóvenes llegaban  puntuales, entonando cánticos, jugándole una pulseada al calor con una actitud fresca y adolescente. Unos minutos más tarde se sumaron las familias, con niñ@s y abuel@s incluíd@s.

Se montó un escenario frente al edificio que dice en la fachada Poder Judicial de la Nación, Tribunales Federales. Se armó también un recorrido fotográfico con una piolita que tenía la cara de muchas y muchos que estaban presentes mirando qué iba a pasar.

El gentío empezó a amontonarse para las 16 y pico y tod@s junt@s empezaron a cantar y a palabrear. Vari@s murgueros se movían al ritmo de los tambores, contagiando la alegría y robando una sonrisa a l@s que estaban cerca. Otr@s, en ese mismo instante, derramaban lágrimas o quedaban con la mirada perdida frente a las siluetas que representaban a los desaparecidos,  siluetas llenas de dibujos y  palabras.

Canción urgente para los desaparecidos

juicio videla menendez cordoba

“Siga el baile, siga el baile,
al compás del tamboril
Que Videla se va a Bouwer
Con Luciano Benjamín”

Más de mil personas se acercaron a decir que una lucha larga, desigual y de corazón tenía su día hoy. Vinieron a cantar bien fuerte para que escuchen esas bestias de muerte en la sala del juicio. Bestias que, a pesar de los golpes y los caídos, no nos han vencido.

Lápices y hojas en blanco  comenzaron a desparramarse en la vereda, l@s niñ@s se juntaron alrededor. Una nena empezó su dibujo con un sol que sonreía, invitando a imaginar como sería el sol  de ese día si tuviese cara con formato humano.

L@s más grandes se ubicaron a la sombra, se sentaron en el cantero, compartiendo un mate o un sorbo de agua, comentando sobre lo que vendrá, sobre ese ansiado momento que ellos estuvieron esperando durante años. Así andaban los presentes: compartiendo gestos, besos,  abrazos, sonrisas y también lágrimas.

juicio videla menendez cordoba

Una de las abuelas presentes repartía el diario “Será Justicia” mientras se tapaba la cabeza para paliar el sol. Un joven, con el diario en mano, le preguntó a otro: ¿Será Justicia?. El otro respondió que sí, que confía en que habrá justicia.

Cerca, muy cerca, algun@s representaron la represión que se vivió la semana pasada frente a la Legislatura. Eso también avisa y alerta que la lucha por  los derechos humanos enfrenta desafíos todo el tiempo. Distintas imágenes, colgadas de un hilo, exhibían la brutalidad con que la policía cordobesa reprimió a los estudiantes durante la aprobación de la Ley de Educación Provincial, vestigios recientes de aquella época infame.

El locutor, desde el escenario lleno de caras en blanco y negro, le pedía a la gente que gritara más fuerte. Que hoy es día de celebrar y, conforme a esa mala costumbre del Cono Sur, día de revivir. Por eso, el que no salta es un botón y el que no salta es un militar, porque hay que contarle a todo el mundo que Argentina hoy da un ejemplo de vida, de justicia y de democracia.

juicio videla menendez cordoba

Hubo chispazos entre las humanidades que se juntaron: nació la risa, la palabra cambiada, el abrazo.  Con rapidez y facilidad se contagió el clima de momento grande, de tarde inolvidable, de historia escribiéndose. Por eso había una cámara cada cinco o seis que uno cruzaba. Por eso se cantó el himno. Por eso gritaban que viva la patria y que se pudran en la cárcel los asesinos de hijas, hijos, padres y madres. Por eso, se pedía JUSTICIA Y MEMORIA.

No lo soñamos

Un estertor mudo del parlante generó un silencio hondo. Se apagaron por un momento los repiques, los aplausos y las voces y uno podía jurar que en el aire corría una electricidad distinta. Era tiempo de escuchar.

Tres pantallitas mostraban lo que pasaba en la sala y cuando enfocaron esos bigotes, despertaron indignación. Eran las 17.42 exactas y todos los ojos apuntaban a las pantallas; seis meses esperando este momento, más de 30 años esperando este día. Empezaba la lectura de la sentencia y hubo quien bajó la mirada, estaban los que se daban una palmadita y se abrazaban y los piecitos en punta que se asomaban  como diera el lugar  para tratar de mirar algo.

juicio videla menendez cordoba

La multitud presente dejó de hablar  y quedó inmóvil. Cuando la inmovilidad se rompió, quedó demostrada la tensión del momento: manos que prendían un pucho, manos que se apretaban, manos que tendían un abrazo, manos que parecían preparase para aplaudir,  otras que se alistaban para ser levantadas y cortar el aire con el puño en alto, gesto que sintetiza la lucha que implicó llegar a un día como hoy.

La sentencia empieza a darse a conocer. Los periodistas de todo el país centran sus cámaras en la pantalla que transmite las caras de los imputados mientras escuchan sus penas, y en las personas presentes. Adelante, contra las vallas, familiares de las víctimas escuchan con atención las palabras del Juez.

El magistrado empezó por no hacer lugar a los pedidos-pataleos-manotazos de la defensa: no hay incompetencia del Tribunal, no es cosa juzgada, no es inconstitucional. La gente esperó que avance el veredicto, pero ya apretaba las manos y levantaba las fotos de sus muertos y sus desaparecidos para que presenciaran, de alguna forma, eso que estaba pasando.

El juez dijo el nombre de Videla, dijo que es autor mediato, determinador y penalmente responsable por la muerte de 32 personas. El juez tomó aire y dictaminó: prisión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua. Cuando pronunció la segunda palabra, el festejo de las almas afuera fue ensordecedor: aplausos, gritos de alegría, abrazos.

juicio videla menendez cordoba

Ante el anuncio de cadena perpetua a Videla y Menéndez la gente grita, festeja, se abraza, llora. Los fotógrafos más sensibles preparan su macro, saben que en ese momento la emoción llega hasta la piel. Hacen foco en esas pieles de gallina, en esas pieles de familiares que pusieron cuerpo, alma y vida para que un momento como este dé vuelta una página en la historia argentina.L@s presentes manifiestan su alegría cuando las sentencias cumplen con sus expectativas, cuando la palabra “perpetua” o “cárcel común” resuena en los televisores que hay afuera de la sala. En los momentos en que esto no sucede, cuando se escucha “absuelto”, o “se determinará si su salud le permite estar en una penitenciaría” las caras se indignan, las frentes quedan bajas, los ojos cerrados. El llanto no discrimina emociones, se derrama por igual, sea por la esperanza cumplida o por las esperanzas que aún esperan.

juicio videla menendez cordoba

Algun@s le hablaban a las fotos, a las personas en las fotos: “Te tengo que contar lo que pasó hoy”. Otr@s se mordían los labios y cerraban los ojos como si no dieran crédito a lo que estaba pasando. Y volvió el festejo y el canto con las manos entrelazadas, con los ojos como cristales. Allí también se encontraron recuerdos y miradas que hablan de la dignidad de est@s luchadores, los de hoy y los de ayer.

juicio videla menendez cordoba

La alegría que nació del dolor

El Juez anuncia que el juicio llegó a su fin. Tod@s se abrazan, las lágrimas de un@s caen sobre el hombro de otr@s y quienes estamos registrando este momento histórico nos preguntamos cuán fuerte se sentirá el latir de esos corazones mientras dura el abrazo.

Sale el abogado querellante Claudio Orosz , saltando –literalmente– de la alegría. Se posa frente a los representantes de Derechos Humanos y canta lo que antes cantaban l@s pib@s: “¡¡¡Siga el baile, siga el baile al compás del tamborín, que Videla se va a Bower con Luciano Benjamin!!!”. La gente salta y corea junto a él. L@s periodistas se le acercan, lo invaden con los micrófonos, pero él sigue saltando y cantando.

Una reportera insistente le pregunta si hubo justicia. Orosz, con la voz agitada, responde que sí, que hubo justicia. Que todavía falta para que se haga justicia completa, pero que hay más juicios por delante y permitirán acercarse a esa posibilidad. Martín Fresneda, otro de los abogados querellantes, sale de Tribunales con una mano en alto mientras con la otra sostiene el cigarrillo que fuma airoso, contento. También se acerca a las vallas y comparte la alegría con los familiares presentes. Se funde en un abrazo con Orosz, se miran, se ríen y después posan para la foto en la que esperaban estar así, con la sonrisa entre dientes.

Otra foto, como esta, quedará para la historia: es la que se sacan juntos todos los testigos que pasaron por este juicio. Levantan los retratos con los rostros de sus compañer@s desaparecidos. L@s que posan con algería indisimulable son l@s sobrevivientes de las atrocidades que cometieron los torturadores hoy sentenciados. Atrocidades que dejaron en el camino a sus compañer@s, es@s mism@s compañeras que muestran en las imágenes. La fortaleza los cubrió con la integridad necesaria para seguir adelante, pero ahora algun@s la dejan a un costado y lloran, como quien diría, “a moco tendido”.

juicio videla menendez cordoba

Las abuelas andan por ahí con sus pañuelos blancos saludando a l@s que vinieron a acompañar, desahogando la emoción en lágrimas, salando sus heridas, resguardando lo duro de tantos años de lucha en la satisfacción de un abrazo parido por esa tranquilidad de saber que much@s asesin@s ahora estarán tras las rejas.

El desafío abierto

Mientras esto pasaba, el juez seguía con la lectura de la sentencia. La cadena perpetua no es sólo  para  Videla y Menéndez , se suman también otros 14 verdugos, entre los cuales se cuentan policías. Quedará para el análisis la sombra que se proyectó con los casos que fueron absueltos y que empañaron el clima de alegría colectiva que se vivía. Sin embargo, lo que se experimentó esta tarde frente a Tribunales fue una jornada histórica. Anima a pensar en nuevas acciones judiciales que exploren las conexiones con otros espacios y sectores de la sociedad que tuvieron responsabilidad durante la dictadura.

Esa red de alianzas y complicidades quedó al descubierto. Develar esa trama es el desafío que enfrenta la Justicia, los organismos de Derechos Humanos y tod@s los que pelean por escribir la historia. Otro paso se dio hoy en Córdoba, uno muy importante. Es una nueva esperanza  para pensar y creer en la memoria como motor imprescindible y necesario para una historia más límpida, con más justicia, con menos crueldad.

Publicado en Cba Noticiashttp://www.cbanoticias.net/noticias/perpetua-a-videla-y-menendez-cronica-de-la-dignidad/2645123


Por Sol Aguirre | saguirre@cbanoticias.net 

Síntesis de notas originales publicadas en: www.cbanoticias.net/category/juicio-a-videla

Fotografías: Facundo Martínez | fmartinez@cbanoticias.net

Las palabras y miradas que se compartieron en el desarrollo del juicio a Videla y Menéndez forman un mosaico de relatos que hablan de la larga noche que se vivió a partir de 1976 en nuestro país. Intimidaciones, amenazas, aprietes. Torturas, secuestros, asesinatos a sangre fría. El Estado todo organizado para encontrar y destruir. ¿Quién podrá decir mañana que ese ayer no existió?

Estos son algunos de los testimonios más fuertes, nunca sobran las palabras para decir NUNCA MÁS.

El día que Urquiza apuntó contra Aguad


Día 8
Luis Alberto Urquiza al momento de su detención, 12 de noviembre de 1976, se desempeñaba como agente del departamento de Informaciones Policiales (D2) y estudiaba psicología. Lo acusaban de infiltrado y de haber robado armas.
Quien es querellante y testigo en la causa Gontero, contó sobre el día de su detención. Relató que el suboficial Salgado llegó a su casa de Villa Allende y le pidió que lo acompañara porque Telleldín necesitaba hablar con él. Cuando entraron a la guardia, le solicitaron que entregue el arma y con las esposas puestas lo llevaron a una pieza donde lo empezaron a ahogar con agua.
El testigo reconoció a los imputados Yanicelli y Jabour como algunos de sus torturadores. Dijo que el lunes 15 de noviembre, tres días después de su detención, lo colocaron vendado en el centro de un grupo de hombres que lo pegaron y cuando se caía lo levantaban de los pelos.
Urquiza contó que al ser liberado viajó a Dinamarca por su seguridad y volvió en el 97. Ese año se enteró que Yanicelli seguía trabajando en la policía de Córdoba, “era jefe de inteligencia criminal”. Al conocer esto se acerca al diputado Casioli quien se encargaba de una investigación sobre los cuerpos enterrados en San Vicente.
Luego se acercó a quien en su momento era ministro de seguridad, Oscar Aguad. Después de que el testigo apareció en varios medios presentando su indignación por la continua actividad de Yanicelli, Aguad le dijo que “usted hace un perfil bajo o yo no le puedo garantizar su seguridad (…) yo no puedo hacer una sangría en la policía o se me levanta la infantería”.
Por amenazas continuas volvió a Dinamarca.

Martín Mozé, sobre su papá desaparecido: ¿Lo mataron por cristiano?, ¿por peronista?, ¿por Montonero?

 

miguel angel mozeDía 15
Martín, hijo del desaparecido Miguel Ángel Mozé, relató como recuperó su identidad, a fines del año pasado y luego de un extenso juicio de filiación en el que estuvo acompañado por su familia materna, la Comisión Homenaje a la UP1, Abuelas de Plaza de Mayo e H.I.J.O.S.
“Yo no fui un joven apropiado pero no tuve la infancia de cualquier chico. No jugué con mis primos, no conocí a mi abuela”, luego de varias preguntas Martín aclaró: “Mientras yo estaba en el vientre de mi mamá, mi papá viajaba en el avión con Perón desde España”.
Pasados algunos minutos del relato, el hijo de “el chicato” nos dio a conocer la historia de su padre y lo hizo con una catarata infinita de preguntas que aún no encuentran respuestas: ¿lo mataron por cristiano? ¿por peronista? ¿por montonero?.
 
 
Miguel Ángel Mozé nació en Cruz del Eje, fue seminarista en Jesús María. Luego vino a Córdoba y estudió en la Escuela de Ciencias de la Información y siguió con el Seminario Mayor. En la Universidad Católica de Córdoba participó en el AES y perteneció a la teología de la liberación, buscaba y militaba por la distribución real de la riqueza y la justicia
Llegó a ser el Presidente de la Juventud Peronista y uno de los principales activistas de la lucha Perón Vuelve.
Según lo narrado por Martín, antes del llamado de la morgue, la familia materna se enteró por un titular de La Voz del Interior: “Subversivos intentan huir de la UP1”. Y fue allí cuando su tía y su abuela tuvieron que ir a reconocer un cuerpo de un joven de 27 años torturado y con un tiro en la cabeza. El titular decía subversivo.
 “¿Qué es ser subversivo?”, se preguntó Martín y se respondió: “Si es ir en contra, si es buscar la igualdad, el amor, la distribución, la paz; hay muchos subversivos”.

“Charo” Muñoz: “Estando estaqueada, me tiraban agua y me quemaban con cigarrillos”

Día 30

La primera testigo en declarar  ese día fue María del Rosario Miguel Muñoz, alias “Charo”, quién durante su cautiverio en la Unidad Penitenciaria Nº1 fue estaqueada en el patio de dicho establecimiento por órdenes del teniente Alsina. Este método de tortura fue aplicado días después al detenido René Moukarzel.
Muñoz fue detenida en diciembre de 1975. “El día de mi detención estaba estudiando para rendir un examen, en un momento me dormí y cuando desperté tenía en frente a 8 personas que me apuntaban con armas y me empezaron a golpear”, relató la testigo. Luego fue trasladada en un auto al Departamento de Informaciones D2.
El 14 de abril las detenidas son retiradas de sus celdas y llevadas al patio, las pusieron contra la pared, comenzaron a acosarlas y las hicieron desnudar. Luego las llevaron nuevamente a las celdas y las dejaron sin sus pertenencias, sólo con la ropa que tenían puesta.
Según la testigo, tanto los militares, como los gendarmes, les realizaban a las detenidas requisas vejatorias y maltratos  físicos y psicológicos. “Cuando almorzábamos muchas veces nos metían la cara dentro del plato de sopa caliente, también nos cortaban el pelo”, indicó.
“Nosotros fuimos torturadas por los suboficiales que se ilustraron de una manera monstruosa. Luego se convirtieron es asesinos fusilando a las compañeras”.
La declarante narró los traslados de las detenidas que luego fueron fusiladas en simulacros de enfrentamientos o en falsos intentos de fuga.
Respecto al Teniente Alsina, comentó: “Un día Alsina me apartó de las demás detenidas y me dijo que yo no tenía cara de guerra. En el plan de exterminio, no sólo mataban a las personas sino también los atacaban moral y psicológicamente”.
A finales de junio la testigo fue trasladada por orden de Alsina al calabozo de castigo donde mantenían a los detenidos a pan y agua. Luego de permanecer 8 días en esas condiciones una celadora le alcanzó un plato de comida en secreto, hecho que hizo enfurecer a Alsina. Ahí la detenida fue llevada al patio y estaqueada al suelo.
Charo Muñoz  comenta la brutalidad a la que se sometía a los detenidos. “Estando estaqueada me tiraban agua y me quemaban con cigarrillos, en un momento trajeron a dos compañeras a las que hicieron pintar las paredes del patio con cal a mano desnuda y a otra le pedían que me echara agua. Vi en ese momento su cara de horror pero le dije: hace lo que él te dice, para que no la castigaran a ella también”.
Durante este episodio había familiares visitando a los presos comunes, por lo que María del Rosario Miguel Muñoz comenzó a gritar para que la escucharan. En ese momento, le colocaron una soga al cuello para provocarle asfixia. La tortura duró aproximadamente seis horas.
“Los militares tuvieron la suerte de tener enemigos intelectuales, trabajadores y estudiantes formados y de buena familia”.  Después de dejar claro quienes eran los enemigos de los militares, Muñoz comenta su deseo:” Espero que el estar ahora frente a la Justicia les genere lazos que los acerquen un poco más a la humanidad”.
Al día siguiente, realizan nuevamente el traslado directamente a Buenos Aires, al Penal de Devoto.  Allí permaneció hasta 1979, año en el que recuperó su libertad.

“Charlie” Moore: “Nunca participé ni entregué a nadie, me explotaron como a un esclavo”

 

charlie moore
Día 32
La audiencia número 32 del juicio a Videla comenzó con una particularidad nunca antes vista en este juicio. Desde Inglaterra, y mediante el sistema de videoconferencia, brindó su testimonio Carlos Raimundo “Charlie” Moore.
Este hombre es un ex militante del Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) señalado por numerosos testigos de este juicio como colaborador activo de la represión ilegal. Según los testigos,  estando alojado en el D2 durante la dictadura, “Charlie” Moore habría realizado violentos interrogatorios y participado en las sesiones de tortura.
“Jamás pensé que iba a llegar el día en que yo pudiera contar mi historia”, fueron las palabras con las que rompió el hielo “Charlie” Moore y comenzó con su tan esperado testimonio.
“Charlie”, que permaneció 6 años detenido en la D2, fue testigo presencial de múltiples episodios de torturas y muerte y añadió que tenían particular saña hacia las mujeres.
“El trato en el D2 era inhumano, al principio no nos daban comida, se la habían agarrado conmigo por la trayectoria que yo traía (…) El trato a las mujeres era peor que a los hombres, se ensañaban. Las prácticas eran el submarino, la picana (…) La “Cuca” Antón torturaba a mi mujer sin interrogarla, la picaneaba y se reía”.
Luego de ésto, Moore describió numerosos casos de fusilamientos en el mismo D2 y fue testigo del episodio en el que el policía detenido Urquiza recibió un disparo en la pierna que luego fue presentado como un enfrentamiento entre éste último y su torturador.
“Mataron a 2 chicos y una chica en el otro patio y al mismo tiempo mataron a otra que estaba detenida por averiguación de antecedentes. También recuerdo el caso de una detenida ítalo-argentina que fue traída por Romano, Flores y otros más. A ella le arrancaron la mitad del cráneo de un escopetazo a quemarropa y además la remataron con una 45” relató el testigo.
También presenció el episodio que derivó en la muerte de Diana Fidelman. Moore aseguró que de todas las detenidas que pasaron por la D2 con Fidelman fue con la que más se ensañaron por ser judía.
La declaración del controvertido Charlie Moore dio que hablar en el juicio.

Oscar Samamé: “Me impresionó la mirada del gato Gómez, era diabólica”

 

oscar samame
Día 37

La trigésimo séptima audiencia del Juicio a Videla, realizada en los Tribunales Federales Nº1, comenzó con el testimonio de Oscar Samamé. El testigo es abogado y fue detenido en 12 de noviembre del 76.
Samamé es retirado de su domicilio por personas de civil, que pertenecían al Departamento de Informaciones D2, y trasladado en un Peugeot blanco a la sede de Informaciones. “Estuvimos siempre vendados y esposados. A un detenido, Urquiza, le pegan un tiro aduciendo que se quería fugar”, declaró.
“A mi hermano Horacio lo detienen antes que a mí, cuando llego a informaciones me encuentro con él, estaba muy maltratado. No lo podía ver pero sabía que era él, me dijo que estaba bien” sostuvo Samamé.
5 de noviembre. La noche que ocurre el episodio de Urquiza el personal de la D2 estaba de festejos por el día del policía. El testigo afirmó que Gontero le dijo otro oficial  que le había disparado a Urquiza porque el detenido había intentado arrebatarle la pistola. “Yo lo pude ver a Urquiza porque lo tiraron en un baño” afirmó Samamé.
Sobre el “Gato” Gómez afirmó:
“Un día me llevan a una oficina en donde me levantan la venda y puedo ver a una persona que después me enteré que era el gato Gómez. Me impresionó su mirada, era una mirada diabólica”.

Luis Baronetto: “Toda la trama de complicidades, aunque no les alcance el perezoso brazo de la justicia, va a quedar en evidencia”.

 

vitin baronetto
Día 3
El proceso judicial en marcha toca muy de cerca a este funcionario municipal, ya que aquí se juzga también el asesinato de su esposa Marta Juana González de Baronetto, quien era maestra y catequista, militaba en Montoneros e integraba el Partido Peronista Auténtico. Marta fue detenida en agosto de 1975 junto a su esposo, llevada al D2 y luego trasladada a la Unidad Penitenciaria Nº1.
Entonces, en lo que fue la seguidilla de acontecimientos, el 11 de octubre de 1976, a los 26 años y poco tiempo después de dar a luz,  Marta Juana González de Baronetto fue asesinada en un fraguado intento de fuga junto a otras 6 personas: Jorge Oscar García, Pablo Balustra, Florencio Esteban Díaz, Miguel Ceballos y Oscar Hubert. Además, también está bajo la lupa el nacimiento de su hijo en cautiverio, Lucas Ariel, en julio del ´76 en la UP1.
Así, el funcionario accedió a dialogar con CbaNoticias en uno de los momentos que dejan las extenuantes audiencias por la causa UP1 y Gontero. Y entre una de sus primeras afirmaciones dijo: “Para mí, (este juicio) es positivo, porque de alguna manera viene a saldar una deuda de 34 años que tenía la Justicia Federal de Córdoba”.
Por otra parte, Baronetto remarcó la particularidad de la causa en lo que respecta a la “abundancia de pruebas”, debido a que las víctimas fueron personas legalmente detenidas que fueron retirados de la cárcel.

Trama de complicidades

Pero lo realmente llamativo de la causa -según el funcionario- es la “trama de complicidades” que en definitiva facilitó el accionar de la última dictadura militar. “Me parece que viene a poner sobre el tapete que el terrorismo de estado fue aplicado, ejecutado por las Fuerzas Armadas y consensuado por un sector importante de la sociedad argentina”, asestó Baronetto. Además, afirmó que siempre ha habido una parte que saca provecho de su relación con los estamentos de poder, que cuando no ha podido “en el marco de la democracia”, ha apelado a las fuerzas armadas.
Por eso recalcó algo que se viene escuchando en varios de los testimonios alusivos a la causa, que “esos sectores van a aparecer en este juicio como cómplices y beneficiarios del terrorismo de estado”.
De esta manera habló de la rememoración de jueces, secretarios de juzgado, defensores oficiales. Además se refirió a los “responsables políticos”, que ya en el marco de la democracia “lejos lejos de promover alguna investigación judicial, como son todos los delitos que cometieron los de la D2, los ascendieron”. Así nombró por ejemplo la situación del actual imputado Yanicelli, que recién fue dado de baja en 1997 con el grado de Comisario Mayor.
En sintonía con esto, Baronetto fue optimista y dijo que en el debate va a aparecer toda esta “trama de complicidades”.
“Pero esto, lejos de ser un dato menor, cobra vital importancia, porque sino pareciera que los militares pudiesen haber matado a tanta gente sin que nadie dijera nada. Y en realidad sí, dijeron. Muchos sectores dijeron que sí, que había que matar, que había que aniquilar. Y eso sectores, aunque no les alcance el perezoso brazo de la justicia, va a quedar en evidencia que fueron cómplices”.


El pasado viernes 12 una banda histórica del Rock Nacional llegó a Córdoba. Vox Dei, uno de los grupos fundadores de este género en nuestro país, ofreció el show más íntimo de toda su carrera. Fue en el bar- restaurante Tomates Verdes Fritos(Pettorutti 2463). Allí, unas 60 personas esperaban ansiosas la llegada de Vox Dei, ícono indiscutible del rock argentino y pieza fundamental en su historia.

Una noche cálida e intensa

Para calmar las ansias, el bar invita a hacer la previa con alguna charla acompañada a la luz de las velas. Si uno se pregunta cuál es el motivo por el cual Vox Dei toca ahí, ante tan pocas personas, en las paredes del bar están las respuestas: Germán, dueño de “Tomates Verdes Fritos”, tiene amistad con muchos referentes del rock nacional. En fotos y autógrafos queda registrado el paso de figuras de la música por este bar. Pity, Daffunchio, músicos de Calamaro, y los mismísimos Vox Dei -entre otros- están en esas paredes dejando palabras de su puño y letra o haciendo un gesto cómplice para algún click.

Cerca de las 23, la sobremesa se inició con el show de “Sociedad Acústica”, banda encargada de animar la previa. Entre temas propios y covers muy bien logrados, demostraron estar a la altura de las circunstancias. La voz y la guitarra de Soledad Melián generaron un clima de calidez mientras los instrumentistas Pablo Gaido (batería), Germán Sánchez (guitarra líder) y José Ribodino (bajo) sumaron intensidad al momento.

Aunque en menos de un año de vida este cuarteto tuvo la oportunidad de realizar 30 shows por el interior del país, compartir escenario junto a Vox Dei era algo impensable.

Así lo manifestó Soledad Melián a CbaNoticias cuando comentó que “hasta que no llegamos acá no lo podíamos creer”. Y agregó: “fue un orgullo tremendo y nos emocionó mucho verlos, tocar con ellos es tocar con una de las bandas más influyentes del rock argentino”.

Mientras “Sociedad Acústica” muestra sus dotes musicales, los integrantes de Vox Dei ingresan al bar. La importancia que tienen esas presencias, hacen que la banda telonera haga una pausa en su repertorio para pedir “un aplauso para estos grandes”. El público responde de pie, con las manos en alto, silbidos y elogios a viva voz.

Con versiones de The Cure, Virus, The Beatles -entre otros- Sociedad Acústica demostró su potencial para tocar clásicos con estilo. También dejaron su impronta con temas propios, como el funky “Estupendo Estúpido” y “Recuerdos”, un tema más rockero. Luego Germán Sánchez presentó a quienes denominó “los jóvenes del rock nacional”. Venía el esperado “plato fuerte” musical de la sobremesa.

El show de Vox Dei

La banda sube al escenario y arranca con “Esta noche no parece ser igual”, demostrando la química musical de los integrantes y sus virtudes personales.

Escucharlos en vivo permite confirmar que Vox Dei no está arriba del escenario lucrando con su rótulo de “leyenda del rock”. Algo mucho más profundo y pasional los mantiene en auge: su capacidad de reinventarse durante 43 años a base de la dedicación constante por y para la música.

Willy Quiroga presenta “Ritmo y Blues”, un tema “para los amigos”. Sobre los amigos que integran la banda afirmó que “Carlos Gardellini hace casi 20 años que me acompaña”. Emocionado, se refirió al recientemente fallecido Ruben Basoalto: “Después de 43 años éramos como hermanos”. Pidió un aplauso para él y, aunque el público presente no era mucho, ovacionó de tal manera que pareció multiplicarse para esa conmemoración. Willy acotó que Basoalto “quiso que su sobrino dilecto, Simón Quiroga, estuviera en la batería y eso que es una tarea no muy fácil, pero pienso que la está desempeñanado bien”. Otra ovación confirmó que no sólo su padre piensa que lo hace bien.

Willy Quiroga ya pisa los 70 años pero su voz no delata el paso de los años. Canta clásicos como “Libros Sapienciales”, “Sin separarnos más” “La verdadera historia de Sam el montañés” sin mucho que envidiar a la forma en que su garganta los parió décadas atrás. El secreto no es otro que el cuidado. Willy lo hace saber cuando le ofrecen cerveza y responde: “estoy cantando, nada frío”. Pero no desaprovecha la oportunidad, retruca pidiendo “algo caliente, un whisky para después”.

Este hombre que peina canas decide remontarse a su niñez. Admite que está muy contento de estar en Córdoba “porque soy cordobés, de Río Cuarto”. Cuenta que durante su infancia pasaba las vacaciones en las sierras y ese paisaje fue el que lo inspiró para componer “Torcazas y Pinos”. Arranca el tema y mientras Gardellini toca su guitarra parece sentir la brisa desde la cima de los pinos, sensación que la letra describe y a la que él le pone gestos y punteos. Simón Quiroga aporta lo suyo con una agilidad en la batería que llega a desdibujar los numerosos tatuajes que cubren sus brazos. Lo mismo pasa con los anillos de Willy mientras sus dedos se posan sobre el bajo.

Suena “Tan sólo un hombre” y viene enganchado con “Génesis”. Estos dos temas juntos, en versiones inéditas y potentes, marcan el clímax máximo de la noche en el momento en que uno creía que la banda ya había dejado todo arriba del escenario.

Llegando al final W. Quiroga afirma que el tema que va a cantar lo compuso hace muchos años y lo tituló “Ahora es el preciso instante”. Pero aclara: “¡Ojo! Ahora es el preciso instante” y luego canta, con el coro del público presente, este tema esperanzador: “Hay mil cosas que realizar/ y el momento nunca llega/ ahora es el preciso instante (…) quiero ser libre y pensar en paz”

Las palabras de Willy Quiroga

 Ya abajo del escenario el público- en su mayoría jóvenes- felicita a los músicos. W.Quiroga elige sentarse junto a uno de los espectadores. La elección no es casual: aunque recién lo conoce, con Evaristo Gaido comparte la edad y la pasión por la música. Este acordeonista no puede disimular su alegría. Llegó desde el pueblo de Luque para ver a su hijo tocando la batería en “Sociedad Acústica”, pero no pensó que el mítico integrante de Vox Dei se acercaría a tomar unos tragos con él. “Charlemos de nuestra época” le sugirió Willy.

Después de las palabras y los tragos con Evaristo dialogó con los jóvenes que estaban en el patio del bar. En una charla distendida comentó el orgullo que sintió cuando Chizzo de La Renga, en la intimidad de su casa, le pidió que toque “Génesis” sin cantar porque a la voz se la iba a poner él.

CbaNoticias se acercó para entrevistarlo y Willy cedió su tiempo para hablar sobre sus inicios en el rock; parte de lo acontecido en su larga carrera profesional y los sueños que le quedan por cumplir. Mencionó a algunos de los músicos nacionales que admira y confesó el impacto que le causó la muerte de su amigo y compañero en la música, Ruben Basoalto.

-¿Cuáles fueron las bandas que escuchabas de chico y que marcaron el rumbo de tu carrera profesional?

A los 7 años aprendí a cantar tangos, boleros. Gregorio Barrios, Leo Belico significan gente que cantaba muy bien, que colocaba la voz de una manera muy particular y que yo trataba de imitar. Esos fueron mis maestros, con ellos aprendí como cantar. Cuando yo tenía 12 años aparecen Elvis Presley, Bill Haley. Ahí me di cuenta que había otra música. Pasan los años, me compré una guitarra y armamos un grupo de folclore con unos amigos. Éramos 4 voces, ahí también se aprende a cantar, a hacer coros. Tuvieron mucha influencia en mí Gustavo Giles, Alejandro Medina. Después aparecieron Los Beatles, con ellos fue otra historia (ver video)

-¿Qué mensaje dejarías a los rockeros de hoy?

– Que si querés ser rockero tenés que serlo con alma y vida. Tenés que amar lo que vas a hacer. Si te colgaste una guitarra para hacer pinta y levantarte mujeres, dedicate a otra profesión. Tenés que hacerlo con amor y respeto. Porque la música es un lenguaje que va dirigido a la gente. El músico primero es una persona, luego se manifiesta musicalmente.

-¿Cuáles son las gratitudes más grandes que le ha dejado el rock?

-Lo que pasó esta noche. Hemos tocado ante muchas personas, llegamos a los 2 millones en los festejos del bicententario. Esta es la primera vez que tocamos en un lugar tan chico, pero la entrega musical es la misma. Y no hay otra forma.

Uno de los músicos presentes afirma que “esa es la grandeza”. Willy responde con una rotunda respuesta negativa.

-Esa no es la grandeza, eso es entender que uno es profesional. Un médico no puede ser profesional cuando está en una clínica llena de pacientes y ser menos médico cuando atiende a un solo paciente. Con el músico pasa lo mismo. Tiene que subir al escenario y poner todo. No importa cuántos son, quieren ver lo máximo de vos.

Entendiendo lo que afirma Willy, el músico comenta que “ese es un gran mensaje para nosotros, los que estamos en la lucha”. El ícono del rock sonríe. Luego afirma:

-Yo también estoy en la lucha. Basoalto quiso que siguiéramos. Él siempre decía: “Sigue siempre adelante sin mirar atrás, total, ¿qué te importa un escollo más?”.

Vox Dei es la única banda en el rock nacional que duró 43 años y aún tiene para más. Sus integrantes iniciales fueron socios fundadores del rock nacional. Pero quisieron volver a marcar la historia y crearon una obra conceptual única basada en la biblia. El disco que llevaba ese nombre marcó un hito y fue, según la revista Pelo, “un antes y un después en el rock”. Ahora Willy Quiroga confesó a CbaNoticias que el sueño que les queda por cumplir es una gira latinoamericana.

Vox Dei sigue cantando y sigue haciéndole honor a lo que canta. La letra que anuncia que “Hay mil cosas que realizar/ y el momento nunca llega/ ahora es el preciso instante” parece dedicada a ellos mismos. Dentro del rock nacional Vox Dei logra ser leyenda y novedad. Para ellos parece ser que “el preciso instante” siempre es ahora.

Publicado originalmente en CbaNoticias: http://www.cbanoticias.net/cultura/vox-dei-en-cordoba-un-show-inolvidable/2478619


Desde este sábado 13 y hasta el 21 de noviembre se desarrollará el 25° Festival Internacional de Mar del Plata. Esta edición trae buenas nuevas para el cine cordobés, ya que cuatro producciones audiovisuales locales participarán del prestigioso evento. La tonada cordobesa dirá presente como nunca antes en la ciudad feliz. Dicho reconocimiento es una buena rampa para que las producciones locales se muestren en el ámbito cinematográfico nacional e internacional.

El largometraje De caravana, de Rosendo Ruiz, participa de la Competencia Internacional de Largometrajes. Los realizadores de esta peli deberán agrandar las puertas al momento de ingresar al Festival porque esos cuerpos andan rebalsados de orgullo. Y no es para menos: esta competencia es la más importante que tiene el Festival.

Su director, Rosendo Ruiz, afirmó que la selección “fue una gran sorpresa” ya que preveían ingresar a la Competencia Argentina, pero les avisaron que el filme había quedado seleccionado para la Competencia Internacional. “Sentimos una gran felicidad porque es un reconocimiento muy grande para todos”, comentó Ruiz.

El documental Cuidado con los Trenes, de Verónica Rocha, ingresó en la sección “Work in progress”, que entrega como premio la ampliación de la película a 35 mm. Esto implicaría un importante empuje para una producción que fue filmada a pulmón en Cruz del Eje con el fin de reconstruir, a partir de testimonios, la importancia que históricamente tuvo el ferrocarril para esta ciudad.

En la en la Competencia Argentina de Cortometrajes participarán dos cortos locales: Árbol, de Lucas Schiaroli y Lote 30, de Christian Leiva.

Árbol forma parte de Historias breves VI, un concurso organizado por el Instituto Nacional de Cine (Incaa) para dar a conocer la nueva generación de cineastas argentinos. El prometedor director cordobés Lucas Schiaroli tuvo así la posibilidad de producir un cortometraje con el mejor nivel del cine industrial. Su filme, además de participar en el concurso, se proyecta en carácter de pre-estreno en Mar del Plata.

Lote 30 es el trabajo final que Leiva presentó en la escuela audiovisual La Metro con perspectivas de que supere a una mera producción académica. Y, con un arduo trabajo de por medio, lo logró.

La participación de estas cuatro producciones locales en el renombrado Festival Internacional de Mar del Plata da cuentas de que el cine cordobés está en su mejor momento.

Ficha técnica de las pelis

De caravana

Guión y Dirección: Rosendo Ruiz

Producción Ejecutiva: Inés Moyano

Elenco: Francisco Colja, Yohana Pereyra, Martín Rena, Rodrigo Savina y Gustavo Almada

De caravana retrata una insólita semana en la vida de Juan Cruz, un fotógrafo que trabaja en una agencia reconocida de Córdoba y tiene como tarea realizar el arte del nuevo disco de La Mona Jiménez. En este ámbito cuartetero desconocido para él, conoce otro mundo, el de Sara, una joven atractiva con quien se involucra en una peligrosa caravana de aventuras, con historia de amor incluida.

 

 Cuidado con los trenes

Guión y Dirección: Verónica Rocha

Producción Ejecutiva: Diego Pigini, Pablo Spollansky

Elenco: Luna Paz, Eva Bianco

En este documental, a través de los recuerdos y del imaginario de su niñez, Verónica Rocha se pregunta las causas del cierre de los talleres ferroviarios de Cruz del Eje, que pertenecieron al Ferrocarril General Belgrano. Allí trabajaron su abuelo y su padre. Junto a material de archivo y entrevistas a ex ferroviarios cuenta cómo era Cruz del Eje en épocas de su abuelo, cuando el Estado creó los talleres; cómo fue creciendo Cruz del Eje en épocas de su padre, cuando el Estado amplió los talleres. Finalmente, muestra la lucha de los ferroviarios para resistir los intentos de cierre del taller hasta 1978. En ese año el Estado ordena el cierre definitivo generando un negativo impacto social, económico y geográfico en la ciudad.

Página oficial: www.cuidadoconlostrenes.com.ar

Árbol (HISTORIAS BREVES VI)

Guión, Dirección y Montaje: Lucas Schiaroli

Producción Ejecutiva: Juan Maristan y Pablo Spollansky.

Elenco: Néstor Rosso, Ana Farías, Ana Laura Ré, Octavio Martín Ré.

Este cortometraje aborda dos temas fuertes. Por un lado, la problemática ambiental debido a la explotación indiscriminada de los recursos naturales y el impacto que produce esta destrucción.

Muestra como en medio de un campo desolado por el invierno el padre de una familia campesina debe resolver una problemática: mantener el calor en su hogar. Enfrenta este dilema cuando sólo queda un árbol en toda la comarca.

Su director comentó: Árbol plantea la situación de una familia marginada, donde las opciones de subsistencia conducen al hombre a acciones desafortunadas, intentando murmurar al espectador sobre las consecuencias de la inconsciencia del hombre y de un modo de vida que nos lleva a la aniquilación de la humanidad”.

LOTE 30



Dirección: Christian Leiva.

Producción: Martín Araujo.

Elenco: Mario Silva, Horacio Fernández, Javier Ortiz

La monótona vida del comisario de un pueblo se ve alterada. Esto se debe a un robo que lo desconcierta: el de un par de botas del almacén local.

El culpable del hurto, un humilde hachero, es detenido e interrogado. Su hermético silencio con respecto al hecho aumenta más aún la confusión del comisario, quien sólo obtiene del detenido un simple dato: las botas sustraídas se encuentran en el rancho del acusado.

A partir de allí el comisario se encuentra con un elemento que cambiará sus suposiciones.

 Apoyo para el cine local: Cabe destacar que Cuidado con los trenes, Árbol y De Caravana contaron con un subsidio del Incaa.

De Caravana recibió también el apoyo del Plan Provincial de Fomento a la Industria Cinematográfica que, de continuar vigente, permitiría pensar en una posible producción audiovisual federal en la Argentina.

  Publicado en CbaNoticias:http://www.cbanoticias.net/cultura/pelis-cordobesas-en-el-festival-de-cine-de-mar-del-plata/2441012