:.PERPETUA A VIDELA Y MENÉNDEZ: CRÓNICA DE LA DIGNIDAD.:Por Sol Aguirre y Sebastián Dinolfo

Publicado: 23 diciembre, 2010 en Juicio a Videla y Menéndez, Noticias y política
Etiquetas:, , ,

 Perpetua a Videla y Menéndez: crónica de la dignidad

Fotografías: Gabriela Bazán y Gabriela Ameri

Eran las 15 y algo, casi 16 cuando el sol quemaba avenida Concepción Arenal. La calle ancha comenzaba a poblarse de chicas y chicos, gente con fotos colgando de sus pechos, banderas, cartelitos y cartelones. L@s jóvenes llegaban  puntuales, entonando cánticos, jugándole una pulseada al calor con una actitud fresca y adolescente. Unos minutos más tarde se sumaron las familias, con niñ@s y abuel@s incluíd@s.

Se montó un escenario frente al edificio que dice en la fachada Poder Judicial de la Nación, Tribunales Federales. Se armó también un recorrido fotográfico con una piolita que tenía la cara de muchas y muchos que estaban presentes mirando qué iba a pasar.

El gentío empezó a amontonarse para las 16 y pico y tod@s junt@s empezaron a cantar y a palabrear. Vari@s murgueros se movían al ritmo de los tambores, contagiando la alegría y robando una sonrisa a l@s que estaban cerca. Otr@s, en ese mismo instante, derramaban lágrimas o quedaban con la mirada perdida frente a las siluetas que representaban a los desaparecidos,  siluetas llenas de dibujos y  palabras.

Canción urgente para los desaparecidos

juicio videla menendez cordoba

“Siga el baile, siga el baile,
al compás del tamboril
Que Videla se va a Bouwer
Con Luciano Benjamín”

Más de mil personas se acercaron a decir que una lucha larga, desigual y de corazón tenía su día hoy. Vinieron a cantar bien fuerte para que escuchen esas bestias de muerte en la sala del juicio. Bestias que, a pesar de los golpes y los caídos, no nos han vencido.

Lápices y hojas en blanco  comenzaron a desparramarse en la vereda, l@s niñ@s se juntaron alrededor. Una nena empezó su dibujo con un sol que sonreía, invitando a imaginar como sería el sol  de ese día si tuviese cara con formato humano.

L@s más grandes se ubicaron a la sombra, se sentaron en el cantero, compartiendo un mate o un sorbo de agua, comentando sobre lo que vendrá, sobre ese ansiado momento que ellos estuvieron esperando durante años. Así andaban los presentes: compartiendo gestos, besos,  abrazos, sonrisas y también lágrimas.

juicio videla menendez cordoba

Una de las abuelas presentes repartía el diario “Será Justicia” mientras se tapaba la cabeza para paliar el sol. Un joven, con el diario en mano, le preguntó a otro: ¿Será Justicia?. El otro respondió que sí, que confía en que habrá justicia.

Cerca, muy cerca, algun@s representaron la represión que se vivió la semana pasada frente a la Legislatura. Eso también avisa y alerta que la lucha por  los derechos humanos enfrenta desafíos todo el tiempo. Distintas imágenes, colgadas de un hilo, exhibían la brutalidad con que la policía cordobesa reprimió a los estudiantes durante la aprobación de la Ley de Educación Provincial, vestigios recientes de aquella época infame.

El locutor, desde el escenario lleno de caras en blanco y negro, le pedía a la gente que gritara más fuerte. Que hoy es día de celebrar y, conforme a esa mala costumbre del Cono Sur, día de revivir. Por eso, el que no salta es un botón y el que no salta es un militar, porque hay que contarle a todo el mundo que Argentina hoy da un ejemplo de vida, de justicia y de democracia.

juicio videla menendez cordoba

Hubo chispazos entre las humanidades que se juntaron: nació la risa, la palabra cambiada, el abrazo.  Con rapidez y facilidad se contagió el clima de momento grande, de tarde inolvidable, de historia escribiéndose. Por eso había una cámara cada cinco o seis que uno cruzaba. Por eso se cantó el himno. Por eso gritaban que viva la patria y que se pudran en la cárcel los asesinos de hijas, hijos, padres y madres. Por eso, se pedía JUSTICIA Y MEMORIA.

No lo soñamos

Un estertor mudo del parlante generó un silencio hondo. Se apagaron por un momento los repiques, los aplausos y las voces y uno podía jurar que en el aire corría una electricidad distinta. Era tiempo de escuchar.

Tres pantallitas mostraban lo que pasaba en la sala y cuando enfocaron esos bigotes, despertaron indignación. Eran las 17.42 exactas y todos los ojos apuntaban a las pantallas; seis meses esperando este momento, más de 30 años esperando este día. Empezaba la lectura de la sentencia y hubo quien bajó la mirada, estaban los que se daban una palmadita y se abrazaban y los piecitos en punta que se asomaban  como diera el lugar  para tratar de mirar algo.

juicio videla menendez cordoba

La multitud presente dejó de hablar  y quedó inmóvil. Cuando la inmovilidad se rompió, quedó demostrada la tensión del momento: manos que prendían un pucho, manos que se apretaban, manos que tendían un abrazo, manos que parecían preparase para aplaudir,  otras que se alistaban para ser levantadas y cortar el aire con el puño en alto, gesto que sintetiza la lucha que implicó llegar a un día como hoy.

La sentencia empieza a darse a conocer. Los periodistas de todo el país centran sus cámaras en la pantalla que transmite las caras de los imputados mientras escuchan sus penas, y en las personas presentes. Adelante, contra las vallas, familiares de las víctimas escuchan con atención las palabras del Juez.

El magistrado empezó por no hacer lugar a los pedidos-pataleos-manotazos de la defensa: no hay incompetencia del Tribunal, no es cosa juzgada, no es inconstitucional. La gente esperó que avance el veredicto, pero ya apretaba las manos y levantaba las fotos de sus muertos y sus desaparecidos para que presenciaran, de alguna forma, eso que estaba pasando.

El juez dijo el nombre de Videla, dijo que es autor mediato, determinador y penalmente responsable por la muerte de 32 personas. El juez tomó aire y dictaminó: prisión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua. Cuando pronunció la segunda palabra, el festejo de las almas afuera fue ensordecedor: aplausos, gritos de alegría, abrazos.

juicio videla menendez cordoba

Ante el anuncio de cadena perpetua a Videla y Menéndez la gente grita, festeja, se abraza, llora. Los fotógrafos más sensibles preparan su macro, saben que en ese momento la emoción llega hasta la piel. Hacen foco en esas pieles de gallina, en esas pieles de familiares que pusieron cuerpo, alma y vida para que un momento como este dé vuelta una página en la historia argentina.L@s presentes manifiestan su alegría cuando las sentencias cumplen con sus expectativas, cuando la palabra “perpetua” o “cárcel común” resuena en los televisores que hay afuera de la sala. En los momentos en que esto no sucede, cuando se escucha “absuelto”, o “se determinará si su salud le permite estar en una penitenciaría” las caras se indignan, las frentes quedan bajas, los ojos cerrados. El llanto no discrimina emociones, se derrama por igual, sea por la esperanza cumplida o por las esperanzas que aún esperan.

juicio videla menendez cordoba

Algun@s le hablaban a las fotos, a las personas en las fotos: “Te tengo que contar lo que pasó hoy”. Otr@s se mordían los labios y cerraban los ojos como si no dieran crédito a lo que estaba pasando. Y volvió el festejo y el canto con las manos entrelazadas, con los ojos como cristales. Allí también se encontraron recuerdos y miradas que hablan de la dignidad de est@s luchadores, los de hoy y los de ayer.

juicio videla menendez cordoba

La alegría que nació del dolor

El Juez anuncia que el juicio llegó a su fin. Tod@s se abrazan, las lágrimas de un@s caen sobre el hombro de otr@s y quienes estamos registrando este momento histórico nos preguntamos cuán fuerte se sentirá el latir de esos corazones mientras dura el abrazo.

Sale el abogado querellante Claudio Orosz , saltando –literalmente– de la alegría. Se posa frente a los representantes de Derechos Humanos y canta lo que antes cantaban l@s pib@s: “¡¡¡Siga el baile, siga el baile al compás del tamborín, que Videla se va a Bower con Luciano Benjamin!!!”. La gente salta y corea junto a él. L@s periodistas se le acercan, lo invaden con los micrófonos, pero él sigue saltando y cantando.

Una reportera insistente le pregunta si hubo justicia. Orosz, con la voz agitada, responde que sí, que hubo justicia. Que todavía falta para que se haga justicia completa, pero que hay más juicios por delante y permitirán acercarse a esa posibilidad. Martín Fresneda, otro de los abogados querellantes, sale de Tribunales con una mano en alto mientras con la otra sostiene el cigarrillo que fuma airoso, contento. También se acerca a las vallas y comparte la alegría con los familiares presentes. Se funde en un abrazo con Orosz, se miran, se ríen y después posan para la foto en la que esperaban estar así, con la sonrisa entre dientes.

Otra foto, como esta, quedará para la historia: es la que se sacan juntos todos los testigos que pasaron por este juicio. Levantan los retratos con los rostros de sus compañer@s desaparecidos. L@s que posan con algería indisimulable son l@s sobrevivientes de las atrocidades que cometieron los torturadores hoy sentenciados. Atrocidades que dejaron en el camino a sus compañer@s, es@s mism@s compañeras que muestran en las imágenes. La fortaleza los cubrió con la integridad necesaria para seguir adelante, pero ahora algun@s la dejan a un costado y lloran, como quien diría, “a moco tendido”.

juicio videla menendez cordoba

Las abuelas andan por ahí con sus pañuelos blancos saludando a l@s que vinieron a acompañar, desahogando la emoción en lágrimas, salando sus heridas, resguardando lo duro de tantos años de lucha en la satisfacción de un abrazo parido por esa tranquilidad de saber que much@s asesin@s ahora estarán tras las rejas.

El desafío abierto

Mientras esto pasaba, el juez seguía con la lectura de la sentencia. La cadena perpetua no es sólo  para  Videla y Menéndez , se suman también otros 14 verdugos, entre los cuales se cuentan policías. Quedará para el análisis la sombra que se proyectó con los casos que fueron absueltos y que empañaron el clima de alegría colectiva que se vivía. Sin embargo, lo que se experimentó esta tarde frente a Tribunales fue una jornada histórica. Anima a pensar en nuevas acciones judiciales que exploren las conexiones con otros espacios y sectores de la sociedad que tuvieron responsabilidad durante la dictadura.

Esa red de alianzas y complicidades quedó al descubierto. Develar esa trama es el desafío que enfrenta la Justicia, los organismos de Derechos Humanos y tod@s los que pelean por escribir la historia. Otro paso se dio hoy en Córdoba, uno muy importante. Es una nueva esperanza  para pensar y creer en la memoria como motor imprescindible y necesario para una historia más límpida, con más justicia, con menos crueldad.

Publicado en Cba Noticiashttp://www.cbanoticias.net/noticias/perpetua-a-videla-y-menendez-cronica-de-la-dignidad/2645123

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s