:.DIOS, BUSH Y LA GUERRA QUE PIDE PAZ.: Por Sol Aguirre

Publicado: 11 diciembre, 2008 en Noticias y política
Etiquetas:, , , , ,

  [de bombas y bendiciones]

  

 

“En las guerras todos somos personal temporario de Dios y,

sólo pedimos que si la empresa cambió de dueño

 y ahora Satanás es el patrón,

avisen si la muerte es el nuevo despido”

 Adolfo Castelo                               

Un error mortal

Toda guerra tiene principio y final. La desesperada espera para que culmine es, quizás, la única esperanza que tienen quienes la viven en carne propia.

Lo que se sabe que terminará en unos meses será la presidencia de George W. Bush, el actual presidente estadounidense. Pero las guerras que inició todavía no tienen fin anunciado. Aún cuando  días atrás realizó declaraciones que parecieron sacadas de una película surrealista. Fue cuando no vaciló en hacer una autocrítica que causa escalofríos.

Bush dijo que el mayor error de sus ocho años en la Casa Blanca fue “hacer caso a los informes de inteligencia que decían que había armas de destrucción masiva en Irak”
El mandatario también reconoció que no estaba preparado para la guerra cuando asumió como presidente.

Las autocríticas suelen ser las que nos permiten hacer un balance de nuestro accionar. Pero cuando el presidente estadounidense reconoce con estupor lo que ha denominado como su “máximo error”, produce un anonadamiento que recorre todo el globo. Y no es para menos. Llevó adelante dos sangrientas  guerras que, a pesar de los cuestionamientos que sufrieron, decidió que sigan en pie. Con argumentos falaces fueron invadidas  de un momento a otro Afgansitán y luego Irak. Mientras allí se escuchaban las bombas, en todo el mundo el misticismo de  estas guerras olía a petróleo. Las  muertes ocasionadas por la ambición  son incontables.  Incontables literalmente. No hay números certeros aún y, aunque los hubiese, quedarían desactualizados porque las muertes continúan día a día aunque los diarios no le den portada y la tele, pantalla. 

 El libro bobo de Bush

Un día encontré  un libro con este nombre, era una edición que venía con el diario Página 12. Desde la  primer hasta la última página los autores se habían encargado de recolectar lo que denominaban “frases bobas” del presidente estadounidense. El contenido era sorprendente,  sólo tres citas textuales bastan  para demostrarlo. La sinceridad desbordó a Bush cuando  afirmó: “Como líder se han equivocado conmigo” (en  Westminster, California, el 13 de setiembre de 2000). Después, el inconsciente le jugó una mala pasada que demostró el placer que le  traían los negocios de guerra. Fue cuando dijo “¿quién podía prever una erección…una elección en Irak en este momento de la historia? (en Washington DC, 2005). Y también se mostró “coherente”  cuando no dudó en considerarse fiel a sus ideas: “Si pones en peligro a niños, vas (a la guerra) para ganarla. La retirada hubiera comprometido mis principios”. Esa retirada tan esperada hasta el día de hoy es la que Bush considera “contradictoria”, aún cuando  reconoce  que ir a la guerra fue un error fatal y que los combatientes son unos niños.

 En el nombre de Dios

Las guerras en Afganistán e Irak fueron presentadas por Bush como  un enfrentamiento entre el bien y el mal y muchos piensan  si no sería mejor para toda la humanidad que nos hicieran “menos bien”.

En el discurso bélico, todo se hizo “en el nombre del Padre”. En el 2001, con posterioridad al atentado de las torres gemelas, el nombre de Bin Laden resonó como el principal responsable. Por la supuesta culpabilidad de un hombre, todo un país fue azotado con una guerra salvaje. En pleno bombardeo para “librar del terrorismo al mundo”, Bush afirmaba : “La libertad que nosotros valoramos  no es el regalo de América al mundo, es el regalo de Dios a la humanidad”                 Con semejante regalo, se podría afirmar que entonces  Dios es amante de las sorpresas de mal gusto.

En 2002, Bush convierte a Irán, Iraq y Corea del Norte en “el Mal” cuando declara que “Los Estados Unidos de América no permitirá que los regímenes más peligrosos de la tierra nos amenacen con las armas más destructivas del mundo”.Un año después, el presidente  de EEUU convoca a una reunión  para demostrar su determinación de invadir Irak y derrocar a Sadam Hussein con o sin el aval de las Naciones Unidas. Y, obvio, “con el apoyo de Dios”. Para la ocasión, el mandatario afirmó: “Yo rezo por la  paz”. Y agregó que  rezaría por  la seguridad de las tropas estadounidenses que invadían Irak y por la suerte de los iraquíes inocentes. Pero mientras tanto iniciaba una guerra y pedía la  gloria para su país rogando “que Dios siga bendiciendo América”.

Es delirante buscar el aval de  Dios para la muerte de los hombres. La guerra en tierra afgana e irakí , antes de ser declarada, la perdimos todos, gane quien gane.

No deja de impresionar que la guerra siga siendo constitutiva de la resolución de supuestos conflictos. Y que el argumento más fuerte para concretar una aventura bélica sea la invocación a Dios es una actitud fundamentalista. Se invoca a Dios porque es un comodín misterioso y mágico que no contesta pero convoca, moviliza, “mueve montañas”. Aunque algunos no entendieron la parte en la que lo hace con fé y no con bombas.

 La guerra que pide paz

Irak y Afganistán siguen desangrando en violencia y Estados Unidos no sabe cómo salir del pantano en que se ha convertido su alocada carrera bélica.

Toda guerra tiene principio y final. O al menos eso aprendimos. Pero toda guerra  que se autoproclame “contra el terrorismo”, para “combatir el mal” y encima “en nombre de Dios” puede ser infinita.

Lo que tiene fin es la presidencia de Bush. Cuando el almanaque marque el número veinte del venidero  enero el actual mandatario dejará su sillón presidencial. El mundo estará de fiesta. Quien declaró dos  devastadoras guerras y  dejó varios miles de muertos inocentes se va para no volver. Es una gran noticia. Y Obama no deja de incitar a la esperanza.  La esperanza de que el país más poderoso del mundo ponga fin a dos guerras que parecen interminables. Y que sea en paz.

[Sol Aguirre/ Publicado en Semanario El Regional y Agencia Cba noticias]

http://www.cbanoticias.net/noticias/dios-bush-y-la-guerra-que-pide-paz/128712

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s