:.LA HIPOCRESÍA EN CINCO ESCENAS.: Por Sol Aguirre

Publicado: 6 octubre, 2008 en Noticias y política
Etiquetas:, , ,

[indignaciones cotidianas]

 

  

  

 

Escena 1: Una niña de 12 años violada por su padrastro/ Escena 2: La nena va a un hospital  junto a su madre porque no quiere parir al hijo de su padrastro violador/ Escena 3: los médicos se niegan a hacerle el aborto, derivando el caso a la justicia/ Escena 4: el juez decide que hasta que él analice el caso la niña debía quedar en el hospital y apartada de su madre por considerar que la podía influenciar para realizarse el aborto/ Escena 5: personas que están en contra del aborto ingresan sin permiso a la habitación en la que estaba internada la niña y tratan de convencerla para que no aborte.

No es noticia. Hace ya unas semanas que este caso sucedido en Mendoza tuvo repercusión en  el país. Pero toda noticia que se reitera por un breve período de tiempo, a cada momento y por todos los medios -como sucedió con ésta- abruma y termina produciendo un efecto de “anestesia” que recién después de que pasan los días se suele ir, permitiéndonos salir del anonadamiento para reflexionar sobre lo acontecido. Ya han pasado dos semanas desde el momento en que se conoció el  fallo del juez a cargo del caso. Sin embargo, las situaciones por las que tuvo que pasar la niña de tan sólo doce años no dejan de sorprender. No sólo tuvo que soportar un salvaje e inexplicable abuso sexual y maltrato físico por parte de su padrastro. Además, durante el tiempo que  estuvo internada no pudo recibir la visita de su madre por dictamen del juez, para que “no la influencie a favor del aborto”. Pero la niña recibió otra influencia. La visita inesperada de grupos radicales anti-aborto que llegaron al hospital con fotos  mostrándole fetos desmembrados, amenazando a la niña y llegando a ofrecerle dinero para que no abortara.  Estos  fanáticos abrumaron los difíciles días de la joven, irrumpiendo su derecho a la intimidad, a ejercer su libertad de decisión, sin respetar su situación de vulnerabilidad.

Este ejemplo ilustra la situación de una nena con la infancia rota, una preñez temprana, inesperada y no deseada. Víctima de la pobreza y también de la hipocresía. Una  niña más entre tantas. El aborto es un posibilidad para quien tenga el dinero y la intención de no parir. Pero no está al alcance de quien es violada por un pariente, no supera la mayoría de edad y no tiene posibilidad económica para concretarlo.

 El 80% de loas argentinos está de acuerdo con el aborto si una menor de 15 años fue abusada. Sin embargo, la justicia dicta lo contrario. Y esto es posible porque nuestros políticos se olvidaron de colocar una coma en la ley que trata sobre el aborto. El artículo 86 del Código Penal establece que  el aborto está permitido “si el embarazo proviene de  de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente”. La coma  debería estar incorporada después de la palabra “violación”, lo que permitiría  que no sólo chicas con deficiencias mentales puedan abortar, sino cualquiera que haya quedado embarazada producto de una violación. Pero a nuestros representantes les sobra negligencia y les falta aprender ortografía. Mientras tanto, las consecuencias de esta ignorancia son, entre otras, las cinco escenas que se mencionaron. Escenas que no son de novela sino de una cruda realidad. Escenas en las que abunda la hipocresía. Y que terminan, lamentablemente, con el final más triste.

 [Publicado en el semanario “El Regional”/ de Villa María y la región/semana del 11 al 17 de oct 08]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s